PN Caldera de Taburiente

PN Caldera de Taburiente

La Caldera de Taburiente

Quien visite La Palma no debería dejar de ver la Caldera de Taburiente. El Parque Nacional, situado en el mismísimo centro de la isla, fue creado en 1954. Y alberga una interesante fauna y flora autóctona y endémica, que hacen de este enclave un lugar único. Los bellos paisajes que conforman La Caldera pueden observarse desde distintos lugares. Uno de ellos es el mirador de La Cumbrecita. Allí encontraremos un sendero bien cuidado, con un recorrido circular entre dos miradores. Pero otra opción es caminar dentro del cráter. Desde Los Brecitos, un sendero en constante descenso va penetrando hacia las entrañas de la Caldera de Taburiente. Y nos descubre los rincones más especiales.

Reserva ahora !
Las monjas en la Caldera de Taburiente La Palma

Senderismo guiado

Salida: 08:30 / 09:30

Llegada: 18:00 / 19:00

LUNES, JUEVES, SABADO, DOMINGO

Dificultad0%

La Hacienda del Cura

En nuestro trayecto hacia Los Brecitos, cruzamos una aldea semi abandonada: la Hacienda del Cura. Este enclave fue dormitorio habitual para los labriegos que cultivaban el tabaco dentro de La Caldera de Taburiente. Y es que antaño todo el cráter era una enorme hacienda privada, dedicada al cultivo del tabaco. El lugar es idílico, con espectaculares vistas al Barranco de Las Angustias. Hoy, algunas casas han sido restauradas y dedicadas al turismo rural.

Casas de Tenerra

Tras alcanzar Los Brecitos, desde una altura de 1050 metros sobre el mar, el sendero arranca en descenso permanente. Poco después, aparece la primera hacienda de tabaco: las Casas de Tenerra. Hoy ya nadie habita este lugar. Pero desde sus terrazas abandonadas se abren hermosas perspectivas hacia todo el circo de cumbre que conforman La Caldera de Taburiente.

Mirador del Lomo del Tagasaste

El sendero continua su descenso. Y van sucediéndose pequeños barrancos con puentecillos de madera. Tras media hora de camino, alcanzamos el Lomo del Tagasaste. Aquí se abre una vista increíble a toda la Caldera. Ahora el Parque Nacional está completamente dentro de nuestra perspectiva. En la lejanía se divisa el mirador de La Cumbrecita. Y en la línea de cumbre se reconoce el Pico de La Cruz, el Pico de La Nieve y la Punta de Los Roques.

Los nueve pinos gordos

Algo más abajo encontramos los nueve pinos gordos. Algunos con diámetros de hasta 3 metros. Se trata de un conjunto de viejos pinos canarios que han sobrevivido todos los incendios. Una buena muestra de la capacidad de resistencia y adaptación al fuego de esta especie.

Las casas de la Caldera de Taburiente

Poco antes de alcanzar el corazón de La Caldera de Taburiente, encontramos la segunda hacienda de tabaco. También, hoy en día nadie habita más este lugar. Tampoco se cultiva más tabaco. El enclave es un auténtico remanso de paz. Un lugar idílico, refugio de caminantes en casos de emergencia. La paradisíaca hacienda duerme hoy en su letargo, a la espera de mejores tiempos.

La Playa de Taburiente

En verano, la Playa de Taburiente es un concurrido enclave. El agua del riachuelo fluye cristalino. Y las charcas son la delicia de los sudorosos caminantes, que encuentran aquí un exquisito rincón para refrescarse. No es raro ver bikinis y bañadores, tal como si de una playa se tratara. De ahí su nombre: Playa de Taburiente.

La ruta de La Caldera ¿cómo ir?

Disfrútala de dos distintas formas:

  • A tu aire, utilizando diariamente nuestro traslado hasta Los Brecitos
  • En grupo con guía, con todos los traslados organizados

Te ofrecemos dos distintas maneras de caminar y descubrir los espectaculares paisajes de La Caldera…

El Roque Idafe

Monolito sagrado por los aborígenes de La Palma. Se yergue majestuoso en el mismísimo centro del cráter. Su forma fálica representa la fuerza de la fecundidad. Los Benahoritas veneraron el Roque Idafe cual dios de la naturaleza. Lo encontramos a nuestra izquierda, en el sendero que desciende hacia el barranco de Las Angustias. A sus pies, el riachuelo del almendro amargo fluye sin pausa.

La Cascada de Colores en La Caldera de Taburiente

Sin duda se trata de la cascada más llamativa de La Palma. Tras alcanzar el Barranco de Las Angustias, encontramos una bifurcación por donde fluyen dos riachuelos. Siguiendo el cauce del rio limonero hacia arriba llegamos a la Cascada de Los Colores. El flujo constante de agua ha ido creando posos ferraginosos que otorgan el color rojizo a las piedras. Y los líquenes son los responsables de los tonos verdes

La salida del Parque Nacional se produce por Dos Aguas. Recibe el nombre de la confluencia entre dos ríos. Cruzarlo no es fácil, ya que el cauce es abundante. Hay que encontrar las piedras más estables y saltar de una a otra. Pasado este enclave, sólo queda ya seguir barranco abajo

El Barranco de Las Angustias

La salida natural de la Caldera de Taburiente se produce por el Barranco de Las Angustias. El cauce no es abundante y resulta fácil de seguir. El camino es en un suave y permanente descenso. Poco antes del final encontramos las lavas almohadilladas. Se trata de enormes piedras con dibujos producidos por la emisión de lavas submarinas.