La Palma: El Paraíso del senderismo

La Palma: El Paraíso del senderismo

La isla de La Palma es uno de los destinos más codiciados a nivel mundial para hacer senderismo. Tanto la Ruta de los Volcanes como otras de sus míticas rutas están en la lista de los deseos de senderistas en todo el planeta. La Caldera de Taburiente, El Roque de Los Muchachos, los Manantiales de Marcos y Cordero e incluso los exuberantes barrancos del norte, ofrecen unos exquisitos paisajes aptos para ser transitados a pie, disfrutándolos mediante sus rutas de senderismo en La Palma.
La erupción del Volcán de Cumbre Vieja ha volcado todos los ojos del mundo sobre La Palma. La naturaleza ha demostrado una vez más que cuando se manifiesta lo hace sin compasión o cortesía. Las erupciones volcánicas, a pesar de dejar secuelas de destrucción a su paso, son un espectáculo natural digno de admiración globalmente.

Rutas de Senderismo en La Palma

Pero, La Palma es mucho más grande que la devastación provocada por el volcán y está ávida de demostrar al mundo que tiene mucho que ofrecer. El turismo de aventura, el senderismo y el contacto directo con la naturaleza promete ser una roca de asidero de la isla. Una forma de recorrer la isla con el máximo respeto al poder de la naturaleza y que nos mantiene en contacto con su fuerza.

La Palma es uno de los mejores destinos de senderismo y turismo natural del mundo entero. En 708 kilómetros cuadrados tenemos una de las mayores diversidades biológicas del mundo, un museo natural a cielo abierto y deseoso de recibir a senderistas de toda la Tierra.
En la isla descubriremos destinos tan impresionantes como la Caldera de Taburiente, la Ruta de los Volcanes o las cuevas de Marcos y Cordero. Pero además descubriremos las rutas más inusuales, poco conocidas y que te dejarán sin aliento. Veamos las rutas de senderismo más impresionantes de La Palma.

Algunos de nuestros traslados para rutas a tu aire…

El top 3 imprescindible:

3. La Caldera de Taburiente

 

En pleno corazón de la isla, la Caldera de Taburiente se ha destacado como uno de los 3 senderos más importantes de La Palma. Con una dificultad media-alta, es una ruta llena de aventuras y tramos escarpados pero coronados con las vistas más idílicas de Las Canarias.
Iniciando el recorrido en el Mirador de los Brecitos esta ruta inicia a los 1076 msnm. Tiene una vista panorámica a uno de los bosques de pinos más espectaculares de La Palma.
El recorrido total es de unos 28 kilómetros atravesando el Barranco de Las Angustias, contrario a su nombre es un recorrido bastante suave. Merece la pena detenerse en el Barranco de las Piedras Redondas y el Mirador del Lomo de Tagasaste con una vista formidable al Pico Bejenado.

En la Caldera se encuentran los árboles más antiguos de España, pinos que se estima tienen más de 700 metros y más de 40 metros de altura. La Cascada de los Colores es un regalo a los sentidos y recarga con su mágica energía a los senderistas para terminar el recorrido.

2.  Ruta de los Volcanes

 

La Ruta de los Volcanes es uno de los destinos de senderismo más icónicos del mundo entero. Está en todas las listas ‘to do’ de los mejores senderistas del planeta. Es una ruta llena de aventuras, paisajes que quitan el aliento y caminos que parecen sacados de un libro de fantasía.
La extensión de la ruta hace que la mayoría de los senderistas decidan dividirla en dos tramos de más o menos la misma distancia. Un recorrido puede hacerse del Refugio del Pilar hasta Los Canarios y un segundo tramo de ahí hasta Fuencaliente.
Una de las bondades de este recorrido es que el tramo en subida se hace por dentro de uno de los bosques más frondosos de la isla. Esto provee una sombra natural que es ideal para aminorar el efecto del sol y el calor.
El primer volcán en avistar es el Cráter del Hoyo Negro, un espectáculo natural impresionante. Desde este punto se puede observar sin interrupciones el Teide, así como las islas de la Gomera y Tenerife.
El segundo volcán en encontrarnos es el Volcán de Martín, seguido del parador turístico de los Canarios. En la segunda parte del recorrido se puede ver el Volcán Teneguía, el último de los volcanes de la ruta. Pasando los viñedos canarios y las salinas de Fuencaliente hasta llegar al Faro, que marca el final del recorrido.

1. Marcos y Cordero

 

Una de las reservas de biosfera más importantes del planeta, el sendero de Marcos y Cordero es una de las mejores rutas de senderismo mundial. Consideradas como las rutas más exigentes de La Palma, podremos atravesar el Bosque de Los Tilos, uno de los enclaves más hermosos de la isla.
Además recorreremos los túneles de agua, un espectáculo natural maravilloso que culmina en las nacientes de los manantiales de Marcos y Cordero.
Recorrer la ruta de Marcos y Cordero nos lleva por un microclima de bosque subtropical lluvioso que contrasta con el agreste paisaje volcánico palmero. El sendero nos lleva por un trepidante camino lleno de una exuberante vegetación y agua…¡Mucha agua!
Pasar por dentro del Bosque de los Tilos nos lleva por una de las reservas de laurisilva más grandes de Europa, un paisaje enigmático y místico. Uno de los pulmones vegetales más grandes de las Islas Canarias en donde el aroma de los laureles nos cautiva.

Crater de la Caldera de Taburiente Parque nacional
La Palma Caldera de taburiente Barranco de Las Angustias
senderismo en La Palma por el GR131 desde el Refugio del Pilar hasta Fuencaliente
sendero de La Palma a lo largo del GR131 desde el Regugio del Pilar por el Hoyo Negro
Manantiales de Marcos y Cordero en La Palma Canarias
senderismo a traves de los 13 tuneles hasta los nacientes de Marcos y Cordero en la isla de La Palma

La Palma en una semana

Tras la sucesión de catástrofes vividas en La Palma (pandemia, erupción volcánica, otra vez pandemia…) hemos decidido organizar un grupo de senderismo en Semana Santa de 2022 para que conozcas y recorras La Palma en una semana.

El Programa

Se trata de un programa de senderismo en grupo con guía, en el que te organizamos el alojamiento y las 5 rutas más imprescindibles de la isla. En el mapa de abajo podrás ver cuál es el recorrido de cada ruta. Y si accedes a la ficha de nuestra web, verás el detalle de todo el paquete.

Ver programa

Rutas de senderismo en La Palma: ven y descúbrelas

Sin duda alguna, la belleza del paisaje de la ruta de Marcos y Cordero es un premio al esfuerzo de los senderistas que lo recorren. Un marco idílico para conocer a la isla más viva de todo el Archipiélago Canario.

La isla de La Palma

tiene la mayor variedad de rutas de senderismo de las Islas Canarias con más de mil senderos de diferente distancia y dificultad.

Hay rutas boscosas como Marcos y Cordero hasta las más rústicas y agrestes como la ruta de los volcanes.

El mapa de rutas cortas, medianas y largas de La Palma es una de las mayores del mundo, con una ruta para cada nivel de experiencia. Desde las rutas de pocos kilómetros, planas y aptas para toda la familia hasta las más exigentes y aptas para senderistas experimentados.

Caminar a tu aire en La Palma

Ahora también es posible hacer rutas de senderismo en La Palma de manera independiente. Las rutas más representativas son de carácter lineal. Y por ello resultaba difícil organizarse con un vehículo propio. Pero ahora existen traslados organizados hasta el lugar donde comienza cada caminata. Y el regreso se puede realizar fácilmente utilizando la guagua (bus de línea regular).

Marcos y Cordero

Mediante un traslado de 30 minutos desde Los Cancajos o Santa Cruz de La Palma, te llevamos hasta el bosque de Los Tilos. Y allí, con vehículos 4×4 te transportamos hasta la Casa del Monte, donde podrás iniciar tu ruta. Al acabar, desde Las Lomadas, regresas a Cancajos o Santa Cruz con la línea 100 (cada hora). Puedes ver más detalles en nuestro apartado de ACTIVIDADES.

Cumbres de La Caldera

Aquí el traslado es algo más largo (50/60 minutos) y la ruta bastante exigente. Pero merece la pena el esfuerzo ya que los escenarios son espectaculares. La ruta se desarrolla por las crestas de La Caldera y tiene su fin en el Centro de Visitantes de El Paso. Y desde allí simplemente deberás esperar 1/2 hora hasta la siguiente guagua.

El Cubo de La Galga

A sólo 20 minutos de trayecto desde Santa Cruz, el Cubo de La Galga te ofrece una fácil ruta circular por los bosques de laurisilva más densos y frondosos de La Palma. Un impresionante ruta para caminar tranquilamente a tu bola. Y además, en el punto final de la ruta se encuentra el bar El Recuerdo. Mari Luz cocina que le cantan los ángeles y merece la pena probar sus guisos con carne de cabra. El retorno es también mediante la línea 100 (cada hora).

La Caldera de Taburiente

Te trasladamos hasta el Mirador de Los Brecitos, la puerta de entrada a La Caldera a 1050 metros sobre el mar. El sendero es semicircular, en permanente descenso. Un entorno espectacular para disfrutar una ruta de senderismo extraordinaria. La ruta tiene su fin en La Viña, en la parte final del Barranco de Las Angustias. Desde allí, otro traslado te llevará a Los Llanos de Aridane, desde donde podrás regresar a tu hotel mediante el bus de línea regular (cada 1/2 hora  (línea 300)

La Ruta de Los Volcanes

Y a partir de Marzo, también la Ruta de Los Volcanes será posible, si finaliza la situación de riesgo volcánico. Una ruta excepcional que da comienzo en el Refugio del Pilar y se desarrolla por la Cumbre Vieja hasta Fuencaliente. Y también desde allí, el regreso es mediante el bus de línea regular (200 y 201)

Senderismo en otras islas:

TENERIFE

Puertito de Güímar – Malpaís de Güímar

Iniciamos nuestra ruta frente al Club náutico de Puertito de Güímar siguiendo el paseo de las palmeras. A la derecha playas de arena negra de aguas tranquilas protegidas por barras y espigones. A la izquierda un desfile multicolor de casas. El paseo escoltado por palmeras y uvitas playeras. Al fondo la isla de Gran Canaria. Seguimos avanzando por la calle Neptuno hasta la plaza Doctor Rodríguez de Vera Estévez, y más adelante, la plaza del radioaficionado Manuel Davila Santana, dos plazas animadas por restaurantes y terrazas.

Reserva Natural

Cuando se acaba el paseo dejamos el asfalto para encontrar La Reserva Natural Especial del Malpaís de Güímar (1994). Seguimos la indicación hacia el Socorro, un camino entre lava y tabaibes dulces paralelo a la costa. A la izquierda La Montaña Grande.
Esta área protegida (290 Ha) conforma un paisaje de naturaleza exclusivamente volcánica, con un cono origen de una serie de coladas volcánicas que llegaron al mar. Estos materiales basálticos tienen una edad geológica de casi unos 10.000 años.

Montaña Grande

La fuente volcánica que originó este entorno natural corresponde a la Montaña Grande (276m). El cráter mide unos 300m de diámetro y 50m de profundidad. Las coladas de lava que conforman el paisaje de Malpaís no fueron expulsadas por el crater sino por fisuras repartidas por la base de la montaña. Hay un conjunto de elementos que no fueron sepultados y que afloran en la superficie: la Montaña del Mar y Las Morras del Corcho.
El camino está perfectamente señalizado y carece de pérdida posible. Acompañados por rocas de retorcidas y caprichosas formas, sólo el ruido de nuestras huellas rompe el silencio de lo que podría ser un desierto. ¡Espectáculo magnífico!

Montaña del Mar

Pasada la Playa Arenitas Blancas llegamos a la Punta del Padrón donde encontramos las antiguas salinas, justo detrás del panel informativo.
Seguimos hasta el pie del peña segado de Punta de la Cruz. . El camino sube hacia la izquierda hasta el mirador de la Montaña del Mar con unas espléndidas vistas de todo el litoral recortado en formas indescriptibles, y como siempre, Gran Canaria frente a nosotros. A nuestra espalda va ascendiendo hasta la cima de Montaña Grande un grandioso paisaje tabaibal-cardonal entre la oscura lava.

Regreso al Puertito

En el próximo desvío tomaremos hacia la izquierda dirección la Montaña Grande y Las Morras del Corcho. Tabaibas amargas, cardoncillos y algunos grandes ejemplares de cardones, nos acompañarán. El camino en leve ascenso es pedregoso hasta el nuevo desvío, que tomaremos de nuevo hacia la izquierda (Puertito). Ahora el camino está formado por una fina arena llevada por el viento. Tan fina que podrías andar descalzo hasta casi el mirador de las Morras del Corcho, desde donde se puede disfrutar de una vista espectacular del Malpaís con el Socorro a la izquierda y el Puertito a la derecha.

El camino sigue por la vertiente de la Montaña Grande hasta Puertito en medio de vimeteres. La última parte nos ofrece un espectáculo único e irrepetible de cardón canário, cuyas formas recuerdan candelabros verdes, que cuando florecen tiñen el paisaje de flores y frutos rojizos. Y yinalmente llegamos al desvío original y volvemos a Puertito.

Donde comer bien

Hay un montón de sitios para comer pescado fresco y papas arrugás. Es un pueblo con bastantes pescadores que practican la pesca de piedra con el método tradicional. Tienen una gran variedad de especies: pez perro, la tableta, el candil,… y muchos otros.

Un sitio bueno y económico para comer puede ser el bar Cofradía de Pescadores en la calle Lepanto con Almirante Gravina.

Pirámides de Güimar

Para despedirse de la zona, vale la pena llegar hasta el pueblo de Güímar y realizar una visita al Parque Etnográfico Pirámides de Güímar, para ver las seis estructuras de piedras en forma de pirámide escalonada. Hay bastantes discrepancias sobre el origen de estas pirámides, que van desde una simbología astrológica, hasta la teoría de que los agricultores, al retirar las piedras de los campos de cultivo, formaban lo que ellos llaman Paredasses.

Excursión circular, fácil y que por momentos te transporta a un mundo desconocido

De Chamorga a Roque Bermejo: una ruta circular

Esta zona de Anaga es fértil y agradecida: papas, viñedos y frutales tales como castaños, manzanos, perales o cerezos son los principales cultivos que encontramos hoy en día. Antiguamente los guanches de la zona utilizaban este lugar  ya que nunca faltaba agua ni pastos, gracias a los numerosos manantiales que fluían por todo el valle.

Chamorga

El inicio y final de la ruta se encuentra junto al restaurante Casa Alvaro en Chamorga. Tomamos el sendero señalizado PR-TF 6.1 dirección a Tafada. Toda la ruta está perfectamente acotada y señalizada en amarillo y blanco.
El primer tramo hasta las casas de Tafada va en ascenso. Poco a poco dejamos Chamorga atrás. Una aldea de viviendas blancas y tejados a cuatro aguas rodeadas por elevadas paredes volcánicas, rocas y zonas de cultivo. A la altura del Roque Pilon tenemos un panel informativo y una visión de Chamarga rodeada de montañas: la Meseta, el Lomo Chiquero, la Cumbrilla, Lomo de Tosquillas, la Trovisca.. y finalmente Roque Bichuelo que vamos bordeando por nuestra derecha, abajo se abre paso el barranco de Roque Bermejo.

El Sendero

Caminamos entre tabaibas, higos chumbos, vinagreras, piteras, brezos…
Seguimos subiendo y a la izquierda veremos unas cuevas que en su tiempo fueron utilizadas para guardar cabras y ovejas. y un poco más adelante el camino se estrecha y sube formando escalerillas rozando la roca. Se conoce como el Paso de la Burra. El paisaje va siendo cada vez más majestuoso y el verde característico de Anaga va dominando.

las Casas de Tafada

Llegamos a las Casas de Tafada, en la cima de la Montaña de Tafada y la visión es espectacular. En el S. XVIII estas casas las utilizaban los terratenientes para controlar las fincas de la zona. Y también servían de granero, almacén de cosechas y utensilios de cultivo, al tiempo que eran utilizadas para la cría y el engorde del ganado.

descenso al faro

El camino gira a la izquierda, señalizado con amarillo y blanco, en descenso hasta el faro. Es una bajada larga y resbaladiza si a llovido. Encontraremos un único desvío a la derecha pero nosotros seguiremos por la izquierda.
Y a medida que nos acercamos al faro vamos descubriendo el litoral, con sus costas escarpadas. Pero de repente, a la derecha aparecen unos fantásticos islotes. Son los Roques de Anaga. Una visión fascinante.

Los Roques de Anaga

Los Roques de Anaga son dos islotes separados entre sí por unos 800 metros y que reciben el nombre de Roque de Tierra (178 metros) y Roque de Fuera (66 metros). Constituyen uno de los sistemas ecológicos más característicos de Tenerife destacando especialmente por su interés científico, geológico y paisajístico.
Durante la bajada encontramos diferentes puntos donde vale la pena detenerse para disfrutar del espectáculo. Primero a nuestra izquierda, más adelante la visión se amplía por la parte derecha, con acantilados imponentes y abajo, junto al mar, el Roque de Bermejo.
La visión del faro nos remonta a tiempos pasados ​​con historias de aventureros y piratas. Un rato para soñar. Fue construido por los portugueses (1863) que vivían en el poblado de Palmas de Anaga, y lo erigieron en este lugar que llamaron Roque rojo, por el color rojizo de las piedras y tierras que llegan hasta el mar.

Las playas

El camino rodea el faro y nos desciende hasta Roque Bermejo 600m más abajo.
Dejaremos atrás el desvío de regreso a Chamorga y nos llegaremos a Roque Bermejo. Seis casas, una pequeña iglesia y dos encantadoras playas. Sólo se puede llegar al pueblo a pie, bajando el barranco, o con barquitas, que son las que suministran todo lo necesario a las tres personas que viven todo el año. No hay conexión a internet y sólo pueden tener conexión por teléfono desde algún sitio concreto del entorno.
Cuando llegues a la ermita (1934) hay que tomar el camino a la izquierda que baja hasta un desvío. A la derecha, el puerto con su playa y con la presencia imponente de Roque Corcovado, que en marea baja se puede ir andando desde la playa. A la izquierda, las cuatro casas y la playa de Roque Bermejo. Allí, aunque parezca imposible, ¡puedes comprar un refresco!

El regreso a Chamorga

Retomamos el camino hasta el desvío que indica el camino a Chamorga (PR TF 6) siguiendo el barranco de Bermejo que termina justo en las costas del pueblecito. Es una subida algo exigente con un desnivel de 593m y 3,2Km. En días calurosos puede ser más pesada porque no hay ni una sombra.
A la derecha dejamos una casa con la bandera Budista y sus banderas de oraciones tibetanas, donde vive un budista, uno de los tres habitantes permanentes de la zona. Algo más arriba encontramos las Casas Blancas, antes muy bonitas según dicen. Sus propietarios trabajaban la tierra y tenían ganado. Un buen mirador sobre el caserio de Roque Bermejo.
Durante casi toda la subida tendremos el barranco a la izquierda. Nos abren paso alternativamente y de manera casi ininterrumpida agaves, cardones, tabaibes, higos de Moro…

¿Donde comer tras la ruta?

Nuevamente en Chamarga podemos tomar un bocado en Casa Álvaro ( garbanza, carne, papas, queso..)

Arona- Roque del Conde (Ichasagua) – Roque Imoque – ARONA

Los Roques

Empezamos y terminamos la ruta en el barrio de Vento que pertenece al municipio de Arona. El camino hasta Roque del Conde está bien marcado y además cuenta con marcas verdes y blancas. Un indicador en el Roque del Conde, nos informa por dónde debemos ir. El caminito baja y cruza el pequeño Barranco Mara para volver a subir de inmediato por el otro lado. Desde el principio la presencia de Roque del Conde y Roque de Imoque nos impresionan por su majestuosidad. Dejamos el barranco a la izquierda y continuamos hasta una casa abandonada. En esta zona el camino conserva el empedrado antiguo y sube entre muros de piedra y bancales abandonados. Avanzamos entre tabaibes, higos de moro floridos e inmensos cardones que levantan los brazos al cielo. Un auténtico jardín que nos acompañará gran parte del ascenso.

El camino se irá enfilando cada vez más y en la parte final se convertirá en algo más exigente. A medida que ganamos altura ganamos perspectiva del Barranco del Rey que divide el paisaje con dos semiplanos. Siguiendo las señales verde/blanco el camino se escora a la izquierda siguiendo la vertiente del Roque del Conde y dejando a la izquierda el litoral. Vale la pena andar poco a poco para disfrutar del precioso paisaje desde los diversos puntos. La costa litoral aparece cada vez más abierta. Vistas panorámicas de las costas de Granadilla, San Miguel, Arona y en la otra vertiente vistas de Adeje. A nuestros pies contemplamos un gran cráter: La Caldera del Rey, hoy en día lleno de invernaderos con plantaciones de plátanos.

El panorama desde la cima

Ahora el camino hace más pendiente y es más estrecho. Cuando casi estamos arriba, y antes de subir a la cima, vale la pena seguir por la izquierda, hasta un pequeño balcón fácil de reconocer por la presencia de un único árbol. La visión es abrumadora: desde la Montaña Roja hasta los Cristianos, Playa de las Americas, Caleta, Adeje… Para subir hasta la cima (punto geodésico 1001m) desde el mirador hay que atravesar por el derecho los bancales que antiguamente cultivaban cereales. Desde la cima, para encontrar el camino que nos bajará hasta la Degollada de los Frailitos, no hay señalización alguna. Bajamos por la izquierda, más o menos por el derecho, y vamos a buscar, cerca del precipicio, el caminito que desciende por la pared del Roque del Conde.

La dificultad en el sendero

Si desde el mirador no subimos a la cima, rehacemos el camino hasta el punto donde giramos a la izquierda. Cruzamos en línea recta hasta la otra vertiente ya mano izquierda, muy cerca de la roca que marca la cima, encontraremos el caminito que desciende la pared. Hay que decir que es una bajada difícil, arriesgada, en momentos aeróbica y en momentos peligroso. El camino no siempre está claro pero se intuye, y hay señalizaciones en blanco. Dicho todo esto, es una bajada espectacular por la pared del Roque del Conde cubierta de cardones, tabaibes y los higos de moro rellenos de frutos rojos.

Las degolladas

Llegamos a la Degollada de los Frailitos donde encontramos la primera erarestas de un pasado agrícola. Contemplamos Adeje desde la costa hasta la cima del Roque de Conde y si el tiempo lo permite podemos divisar las islas de El Hierro, La Gomera y La Palma. Seguimos hacia la Montaña de Suarez. Una vez pasada, en la Degollada de Suarez encontramos una casa abandonada con su era y su pozo. El camino sube nuevamente hasta la Degollada del Roque de Imoque. La subida nos ofrece por la izquierda las espectaculares paredes de la Montaña Los Brezos y Rocas de Los Varitos y Morro de San Nicolás que forman una cordillera que separa Fañabé de Adeje; por la derecha, el Roque de Imoque. Por detrás descubrimos la otra vertiente del Roque del Conde, más salvaje, más agresiva. Provocador. En el degüelle encontramos la tercera era.

Vale la pena trepar hacia la cima del Roque de Imoque a través de un pequeño bosquecillo de tabaibes mayoreras de flor rojiza. El camino nos deja a unos 50m de la cima, después ya es escalada. Las vistas son las que nos han acompañado, pero ahora desde una atalaya espectacular. Nuevamente en la degüellada, hay que tomar el camino que lleva a la casa abandonada y que después seguiremos en dirección al fondo del barranco, adornado con tajinastes azules, el cual cruzaremos.

Una vez atravesado, si miramos atrás, al pie de la montaña agujereada, veremos un puñado de cuevas. En el desvío seguimos por la derecha y salimos del barranco. Giramos a la izquierda y seguidamente a la derecha donde tomaremos la pista que baja suavemente entre el Barranco del Rey y el de Ancon.

El regreso

Caminamos con el Imoque a la derecha. Pasamos por delante del restaurante el Refugio. La pista se convierte en un sendero. Justo al lado de la casa abandonada, el Topo, el sendero, aún menor, gira a la izquierda. Seguimos el camino hasta encontrar unas bifurcaciones, tomamos la del medio ( tiene una valla). Continuamos hasta que una verja, que protege unos viñedos, nos corta el paso. Evitamos la verja por la izquierda y accedemos al viñedo. Seguimos el camino bien definido hasta la cercana valla, que también bordeamos por la izquierda subiendo por la conducción de agua. Ahora ya estamos de nuevo en la GR 131, giramos a la izquierda y encontramos que lleva hasta Vento.

Un elemento geográfico importante de la zona, es la cuenca del Barranco del Rey, límite entre los municipios de Adeje y Arona.
La zona es también de gran interés botánico. Encontramos una gran cantidad de endemismos. Los más abundantes son el cardon, y los distintos tipos de tabaibes, en especial la tabaiba mayorera. Encontramos también, verodes, sonchos, ginestel, vinagreras, retama, tajinastas azules, diversos tipos de bejeque…

 

El Bosque Encantado – EL PIJARAL

La Reserva

La Reserva Natural Integral de El Pijaral ocupa unas 300 hectáreas del macizo de Anaga, una de las zonas más antiguas de Tenerife que recientemente ha sido declarada Reserva Mundial de la Biosfera.
El Pijaral es uno de los espacios naturales protegidos de Canarias con una mayor diversidad de helechos y una de las mejores muestras de laurisilva de las islas. Uno de los helechos, la pijara (Woodwardia radicans), da nombre a toda la Reserva. Es un helecho gigante cuyas hojas pueden llegar a medir 3 metros de longitud formando enormes alfombras.
Para poder entrar en la Reserva es necesaria una autorización (gratuita) del Cabildo de Tenerife (centralreservas.tenerife.es).

El sendero

Dentro del Pijaral encontramos el sendero del Bosque Encantado, un circuito circular de 6,7 km que se puede realizar en unas tres horas disfrutando tranquilamente de la caminata.
Tanto si llegamos desde San Andrés, como si lo hacemos desde La Laguna, deberemos tomar la dirección Bailadero, Chamorga (TF-123). A más o menos 1 km después del cartel del Pijaral, encontraremos el parking de La Ensillada a la izquierda. El camino sale de ahí mismo.
Este sendero se conoce como el Bosque Encantado, porque como en los cuentos, las formas mágicas de los árboles recubiertos de musgo y liquen, la densa vegetación de laurisilva y con frecuencia la niebla que rodea el paisaje, nos recuerdan los cuentos de bosques encantados.
El camino está perfectamente indicado y carece de pérdida. Hasta llegar al Mirador Cabeza del Tejo sólo hay un desvío y lo tomaremos por la izquierda. Éste será el punto donde a la vuelta cerraremos la circular.

La vegetación

La primera parte del camino es estrecho, resbaladizo si ha llovido, y transcurre a través de un bosque precioso y denso de laurisilva: laureles, naranjos, tejos, acebo, tilos, sauces canarios, viñátigos, fayas, brezo, … Los troncos retorcidos, recubiertos por los verdes musgos y líquenes, y con sus formas fantasmagóricas nos acompañarán durante el paseo. Como ya hemos comentado, las píjaras custodian el sendero cubriendo buena parte de la vertiente. Vale la pena ir despacio y disfrutar del entorno vigilando de no pisar las babosas perfectamente adaptadas a su hábitat.
Pronto encontramos a la izquierda el desvío hacia el Roque de Chinobre de 970 m de altitud desde donde tenemos una vista panorámica de todo el Parque Rural de Anaga. Además, en la cima del Roque crece una de las pocas poblaciones de violeta de Anaga, un endemismo muy escaso en la isla. Más adelante, también a la izquierda encontraremos la Piedra La Jurada, lugar donde antiguamente se obtenía carbón vegetal y finalmente el Roque Anambro, una aguja de unos 815 metros de altura desde el nivel del mar que formaba parte de una antigua chimenea volcánica.
No tardamos mucho en llegar al Mirador Cabeza de Tejo, una ventana abierta al océano Atlántico y a la accidentada costa del noreste de Tenerife. Frente al Roque de las Almas, abajo el pueblecito de Almáciga y la preciosa área de Benijo. Nos dan la bienvenida un puñado de pinzones comunes acostumbrados a los alimentos de los turistas.

Las píjaras

El camino de vuelta desde el mirador es una senda más ancha y llana que atraviesa el bosque de laurisilva y grandes extensiones de píjaras. Más adelante encontramos las cuevas construidas en roca volcánica que servían de refugio a los pastores y al ganado. La pista termina en la carretera, y a pocos metros a la derecha se inicia el camino de regreso: sendero de las Chamuscadas. De nuevo estrecho, mágico y cautivador. Podríamos andar horas sin cansarnos. Sin pérdida posible encontraremos el desvío de la ida y llegaremos de nuevo al parking.

Qué ver tras la ruta

Como la caminata es corta vale la pena recorrer un poco el entorno. Una opción es bajar hasta Taganana y disfrutar de un buen pescado fresco o cualquier plato canario en el guachinche Bibi y Maria (especialmente el postre Polvito uruguayo). Luego seguir hasta Benijo y su playa, que escoltada por Roque Benijo y Roque La Rapadura la convierten en una de las más espectaculares de Tenerife. Es una playa salvaje de arena negra. Se accede por un caminito que forma escalerillas, justo al lado del restaurante mirador (15min de bajada). Antes encontramos también las muy bonitas playas del Roque de las Bodegas y la playa de Almaciga, esta a menudo con bastantes surfistas. Esta zona es de una belleza indescriptible.